domingo, 21 de enero de 2018

[Librería PRAGA] Catálogo de novedades número 89. Enero 2018.

[Librería PRAGA]Catálogo de novedades número 89. Enero 2018.

Hola,
En el enlace siguiente podéis consultar las novedades que hemos ido catalogando durante este último mes.
Aprovecho este primer correo del año para desearos un 2018 lleno de literatura y saber.

Un saludo.

(Os recordamos que podéis recibir estos catálogos en vuestro e-mail, enviadnos un correo con vuestra dirección).









sábado, 23 de diciembre de 2017

Catálogo de libros recomendados para Navidad.

Hacemos una lista de libros durante todo el año, elegimos los que más nos van gustando y este es el resultado final. 
Aviso: es larga y no sobra ninguno.

Los mejores #libros del #2017.

Los libros #viejos que más nos gustan.

Los libros #antiguos que más relevantes nos han parecido.

#Literatura, #historia, #filosofía.

Todos juntitos, todos los libros para #regalos —y #AutoRegalos— que recomendamos.

En #Granada.


¡Felices fiestas!







martes, 28 de noviembre de 2017

Catálogo de novedades 88, noviembre 17.

Catálogo pre-navideño de la Praga, nos contenemos y no os deseamos -todavía- felices fiestas. Esperamos que os gusten los libros que hemos ido catalogando este mes.





Nuestro horario para teléfono y tienda es de 
10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:30 de lunes a sábados.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Presentación de "ContraEscritura", viernes 24 noviembre 17.

Marta ContraEscritura empieza a hablar y no para: Goethe, Dachau, Nico Rost, Erika, campos de concentración, nazis, rusos, alemanes, holandeses, archivos, gobiernos extranjeros que dan subvenciones, una editorial con socios que apoyan proyectos por adelantado.


Libros para leer el pasado y que no se nos olvide el presente. Un pintalabios nos mira amenazante desde la mesa blanca que sostiene los libros de ContraEscritura, ahí está el arma del crimen de una cría de 15 años. Esas cosas ya no pasan. Claro.


ContraEscritura, como Vázquez Montalbán, la Panenka, “El mundo de ayer”, los lectores de Gopegui o los libros de naturaleza de Errata, forma parte de la vida de la Praga: Nico Rost y su convencimiento de que la hora buena para leer era durante los bombardeos.


Hubo bastante gente o poca gente según queramos mirarlo. Pasamos un buen rato que se hizo corto porque fue muy interesante. Había viejos amigos y amigos nuevos y varias mujeres que no conocíamos y ojalá se hagan habituales. Marta trajo un regalo desde Pamplona y nos dejó su saber y su fuerza y una sonrisa al comprobar que otra forma de hacer las cosas es posible, que necesitamos los libros de Rost, de Toller, de Riemann.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Yo le pinté el bigote a Stalin - Erika Riemann



Erika tiene quince años y le pinta un bigote a Stalin: año 1945, Alemania recién derrotada. Es arrestada y condenada a diez años de prisión. Durante ocho años, de los quince a los veintitrés, pasa por varios campos de concentración y cárceles rusoalemanas. Sus memorias son poco más de doscientas páginas trepidantes que se leen en un suspiro — la traducción de Nuria Molinés es clave— y cuentan un viaje a un largo y hambriento infierno de una nadie alemana.




Durante su lectura me venía continuamente a la memoria otra novela sobre otro nadie, este español: la obra maestra de Ramiro Pinilla “Antonio B. El Ruso”, tal vez la primera novela de Chukri, alguna de Istrati, en otro sentido el “Goethe en Dachau” de Nico Rost, también editado por ContraEscritura. Todas novelas de hambre y represión. Todas cuentan vidas que habitualmente no se cuentan, la vida de los nadie. Como dice Erika al final del libro al ver en televisión imágenes de los judíos en los campos de concentración, ¿quién se acuerda de las alemanas que pasaron por los mismos campos? 


Pero Erika no plantea un libro político contra Stalin o contra el estalinismo —que también—,  su relato es más primario y más profundo, ella cuenta el horror, cómo lo sobrevive y qué queda después de sobrevivir al horror. Tan importante es el pasado como el futuro de ese pasado que suele ser también un infierno. Qué puede quedar de nosotros si nos destruyen, qué fuerza es necesaria para seguir sobreviviendo.




La represión rusa en Alemania fue terrible pero si leyéramos este libro —con otros nombres e idiomas— podríamos situarlo en una cárcel franquista de Almería, en un campo de concentración nazi, en Guantánamo. Ante unos, ante otros, el sobreviviré de Erika, el me niego de Nico Rost.